Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
TIP BURN EN LECHUGA. SOLUCIONES Y ESTRATEGIAS
solucion quemado tip burn lechuga

En este post podrás leer:

¿Qué es tip burn, quemado o manchado?

El tip burn es una fisiopatía que aparece en el cultivo de la lechuga y siempre surge debido a una malformación en los tejidos jóvenes en crecimiento, originada por una deficiencia de calcio en el momento en el que ese tejido se está formando.

La nutrición cálcica habrá que realizarla siempre vía radicular, ya que es la única forma que tenemos para hacer llegar el calcio a los tejidos que se están formando, puesto que el calcio solo se mueve en la planta a través del xilema, llegando de esta forma a los puntos de crecimiento, el calcio aplicado vía foliar no se puede considerar como nutrición cálcica, puesto que el calcio nunca se trasloca por el interior de las células, no obstante aplicaciones de calcio vía foliar pueden prevenir en determinados momentos la aparición de esta fisiopatía, el sentido de esta afirmación se comentará más adelante.

solucion tip burn lechuga

Para realizar una nutrición cálcica lo más eficiente posible recomendamos la aplicación de Tarasoil® Calcio,  que consiste en una fuente de calcio totalmente asimilable en un elevado rango de pH de suelo y que de alguna forma nos permita afirmar, que estamos realizando una nutrición cálcica eficiente, que es la principal responsable de la aparición o no de esta fisiopatía, puesto que el resto de fuentes de calcio existentes en el mercado (nitrato de calcio, sulfato de calcio o cloruro de calcio), son muy lixiviables con lo que su aprovechamiento es mínimo o no es aconsejable su aplicación con los suelos y cultivos que estamos trabajando.

Dicho esto, y suponiendo a partir de aquí que realizamos una fertilización cálcica correcta, veremos como con el uso estratégico de algunos productos, podemos evitar la aparición del tip burn en momentos, que por determinadas circunstancias climáticas y por la dificultad de movilidad del calcio en la planta, incluso con una buena fertilización cálcica, es deficiente para poder controlar este problema.

 

Causas y soluciones para el Tip Burn o quemado en la lechuga

causas tip burn lechuga

Excesiva transpiración

Causa: durante los días en los que existe una elevada transpiración, producida por ejemplo por la presencia de altas temperaturas acompañadas de viento seco, frecuentemente las plantas de lechuga no tienen capacidad suficiente máxime si nuestro sistema radicular es algo pobre, para bombear todo el agua que se está perdiendo por evapotranspiración, la consecuencia es que a los tejidos que se están formando en ese momento no les está llegando la cantidad suficiente de calcio para que su formación sea la correcta, con lo que tendremos zonas de la hoja sensibles a la aparición de la fisiopatía y además, probablemente nos aparecerá tip burn en partes de la hoja que hubiera microgrietas u otras malformaciones anteriores ya que estas zonas serán las primeras en deshidratarse.

Solución:

  • Aplicaciones cada 12-15 días (7-8 en épocas de calor) de Tarafol® Beca a 2-3 l/ha.
  • Aplicaciones cada 12-15 días (7-8 en épocas de calor) de Tarafol® Kane a 3-5 l/ha en función del tamaño de la lechuga.

Con estos tratamientos conseguimos varias cosas, por un lado, con la aplicación del calcio foliar reducir la transpiración de la planta a nivel cuticular, ya que el calcio es uno de los mejores antitranspirantes que existen, y en consecuencia la planta perderá menos cantidad de agua, con lo que necesitará bombear menos. También con el calcio vía foliar estamos “sellando” las microgrietas que hayan aparecido durante el crecimiento y que a la larga son puntos sensibles a la aparición de tip burn o a la penetración de hongos y bacterias, la utilización de Tarafol® Beca es más eficiente usando menores dosis y más frecuentes, que aplicar dosis elevadas poco frecuentes ya que si lo hacemos así mantenemos mejor protegida a la planta a lo largo de todo su ciclo de crecimiento.

El trabajo que realiza el Tarafol® Kane es crear un incremento de conductividad puntual en la hoja que origina una diferencia de presión osmótica entre la planta y el suelo que se traduce automáticamente en una mayor entrada de agua y por lo tanto nutrientes (entre ellos el calcio) para equilibrar presiones en el sistema suelo-agua. Es decir, por una parte, reducimos pérdidas de agua y, por otra, aumentamos la entrada de agua con lo que reducimos al máximo el problema.

 

Baja transpiración

Causa: el tip burn nos puede aparecer a causa de condiciones de baja transpiración, estas condiciones se suelen presentar tras la presencia de días nublados con baja luminosidad , la explicación es porque el calcio solo entra en la planta cuando existe flujo de agua y por lo tanto si la transpiración es baja también lo será la entrada de agua, sin embargo el nitrógeno sigue siendo asimilado lo que origina división celular es decir crecimiento, pero como no existe o  existe de forma insuficiente un flujo de agua que sirva para hacer llegar ese calcio que hay en el suelo a los puntos de crecimiento, ese nuevo tejido no se formará de manera adecuada y en consecuencia será una zona susceptible a la aparición de tip burn.

Solución:

  • Aplicaciones de Tarafol® Kane a 3-5 l/ha cuando preveamos que se nos pueden presentar estas condiciones climáticas.

Con este tratamiento, por el efecto que realiza Tarafol® Kane explicado anteriormente, conseguimos que exista un aporte extra de agua, aunque la transpiración sea baja, que en la mayoría de las ocasiones es suficiente para garantizar la subida del calcio disponible en el suelo a las zonas de crecimiento.

 

Lluvias

Causa: hay ocasiones en las que una lluvia suficientemente importante puede producir un lavado de nutrientes del bulbo, esto hace que baje bruscamente la presión osmótica en el suelo, lo que produce una entrada masiva de agua y por lo tanto un crecimiento muy rápido en el que la planta no es capaz de abastecer de calcio este nuevo tejido que se forma debido a la escasa movilidad que el calcio tiene en la planta. Cuando esto nos ocurre lo primero que debemos hacer es impedir que se produzca esa entrada masiva de agua.

Solución:

  • Después de terminar la lluvia regar y abonar en el mínimo tiempo posible para reestablecer la conductividad en el bulbo, si la lluvia ha sido excesiva aplicar como abono sulfato de potasa ya que este abono es el que más conductividad nos aporta y con poca cantidad podremos llevar la conductividad del bulbo a sus valores habituales, una dosis de 20-25 kg/ha será suficiente para conseguir este efecto. Puede parecer contraproducente regar después de una lluvia, pero si lo pensamos bien, con las instalaciones de riego más usuales, podemos aportar una cantidad de agua de 4-5 l/m2 por hora de riego, si abonamos en 30 minutos aplicaremos 2-2,5 l/m2 , que tras una lluvia por ejemplo de 30 l/m2 es una insignificante aplicar esa cantidad más, sin embargo el no hacerlo si puede traer consecuencias más graves.

 

Excesos de Nitrógeno

Causa: Una elevada cantidad de nitrógeno en el suelo nos producirá un crecimiento excesivo de las plantas, debido a la elevada movilidad del nitrógeno dentro de la planta y a la falta de movilidad del calcio, este tejido que se forma lo hará de forma inadecuada, lo que nos producirá plantas en general más sensibles ante cualquier problema que se nos pueda presentar (tip burn, hongos, bacterias y plagas). Hay que tener en cuenta que en condiciones normales cuando realizamos un abonado con nitrógeno a los pocos minutos este nitrógeno se ha difundido por toda la planta, sin embargo, en las mismas condiciones el calcio puede llegar a tardar 5-6 días en llegar a los puntos de crecimiento, por lo que necesitamos que exista una entrada constante de calcio en la planta para hacer frente a situaciones adversas.

Solución:

 

Conductividades eléctricas elevadas

Causa: El principal y peor efecto que se nos presenta cuando trabajamos en condiciones de elevada conductividad en el suelo o en el agua de riego, o ambas a la vez, es que debido a la elevada presión osmótica que se produce en el bulbo por el alto contenido en sales, aparece una gran dificultad en la toma de agua y la mayoría de los nutrientes, entre ellos el calcio, la planta es incapaz de bombear la cantidad suficiente de agua para compensar las pérdidas debidas a la evapotranspiración, si a esto se le une condiciones de elevada transpiración, el problema se agrava. Como en casos anteriores si la planta no es capaz de llevar calcio a los puntos de crecimiento, por la falta de flujo de agua, tendremos tejido malformado, sensible a la aparición de tip burn entre otros problemas.

Solución:

  • Utilizar como fuente de calcio Tarasoil® Calcio, sabemos que la única forma efectiva de luchar contra la salinidad es utilizando calcio, con este producto tendremos la seguridad de disponer de “forma constante” (ya que no se lixivia) una tasa suficiente de calcio para contrarrestar los efectos negativos de la salinidad como apantallamiento producido por sodio, pérdida de estructura y permeabilidad, etc. además de asegurar una correcta nutrición cálcica. Las dosis variarán en función de la calidad del suelo y del agua con los que estemos trabajando.
  • Aplicaciones periódicas de Tarasoil® Calcio, el trabajo que nos hará este producto es solubilizar calcio del suelo que se encuentra en forma insoluble y por lo tanto no asimilables, sobre todo en forma de carbonatos de calcio y sulfatos de calcio, este producto es capaz de solubilizar calcio debido a la elevada concentración de ácidos carboxílicos que lleva, este calcio una vez soluble ya es disponible para la planta y además nos favorecerá el efecto “Viet”, este efecto dice que “la presencia constante de calcio en el exterior de la raíz favorece la entrada de potasio”, al conseguir que entre más potasio en la raíz aumentamos la presión osmótica en ésta y se produce una hidratación de la raíz que origina una presión hidráulica capaz de bombear agua y nutrientes a la planta, de esta forma contrarrestamos con Tarasoil® Calcio el principal efecto negativo de la salinidad.
  • Aplicaciones de Tarafol® Kane a 3-5 l/ha cada 12-15 días y cada 7-8 en cultivos de primavera-verano. De esta forma aumentamos la presión osmótica de la planta a nivel foliar, que como se ha explicado antes, hará que la planta absorba más cantidad de agua y nutrientes para igualar presiones.
  • Aplicaciones de Tarafol® Beca a 2-3 l/ha cada 12-15 días y cada 7-8 en cultivos de primavera-verano. De esta forma reduciremos una transpiración excesiva y mantendremos protegida de forma constante a la planta mediante el posicionamiento del calcio en microgrietas y heridas que se vayan formando durante el crecimiento.

como solucionar tip burn lechuga quemada